Sobre la creación de una cátedra de Derecho aragonés (1897)     

"Notorias son las deficiencias de la enseñanza del Derecho en España. Hablo de toda la enseñanza: de la oficial y de la libre. El título de licenciado y el de doctor obtiénense generalmente conociendo más o menos el Derecho llamado común; sabiendo muy poco, casi nada, a veces nada en absoluto, del Derecho foral, ni siquiera del especial de los territorios a que las Universidades respectivas corresponden. Por lo que hace a Aragón y a sus Fueros, el Sr. Ripollés indicó en ocasión solemne el remedio. No es culpa suya si por la tradicional apatía y aun desvío con que en nuestro país se miran ciertas cosas nada se ha hecho. El doctro profesor, haciéndose eco de las aspiraciones de las pocas personas que en estas materias se interesan seriamente, defendió en el Congreso de Jurisconsultos aragoneses la creación en Zaragoza, por las Diputaciones provinciales de este antiguo Reino, de una cátedra de Derecho aragonés. Acogió el Congreso la idea; invitó a las Diputaciones a que la realizaran, y en este estado se haya al cabo de tantos años el asunto. Digno éste del mayor interés, quien lo remueva y lleve a feliz término habrá prestado un gran servicio a nuestro país".

Marceliano Isabal. - Zaragoza, Febrero de 1897.
(en el Prólogo a Mariano Ripollés y Baranda, "Jurisprudencia civil de Aragón", t. I, Zaragoza, 1897, pág. XX).